PODEMOS AYUDARTE
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Contacta con nosotros

CONECTA CON NOSOTROS

Por favor, rellena el siguiente formulario para solicitar información sobre cualquiera de nuestras soluciones o realizar una consulta general.

¿Cómo podemos contactar contigo?*

* Campos obligatorios

OEE - INDICADOR CLAVE PARA TU PRODUCCIÓN


Sus siglas corresponden al término inglés “Overall Equipment Effectiveness” y se trata de un indicador que mide la productividad y la eficiencia de la producción en tu empresa. En otras palabras, mide cómo de cerca está tu empresa de la producción perfecta.

El OEE es uno de los indicadores más importantes en la industria manufacturera, dada su capacidad de presentar en un solo porcentaje todos los parámetros fundamentales de tu producción: disponibilidad, rendimiento y calidad.

Una puntuación OEE del 100 % desvela que en tu planta se están fabricando solo piezas buenas, lo más rápido posible y sin paradas no planificadas. Gracias a esta fórmula se puede descubrir el origen de las pérdidas de productividad más frecuentes que hacen bajar ese porcentaje:

  • Disponibilidad: tiempos inactivos y paradas no planificadas.
  • Rendimiento: velocidades de producción e interrupciones menores.
  • Calidad: fabricación de piezas defectuosas.

¿Cómo se calcula el OEE? 

La siguiente imagen ilustra muy bien el cálculo del OEE, así pues, explicaremos punto por punto sus componentes.

Para empezar, es preciso tener en cuenta que en tu fábrica no se está produciendo cada minuto del día, de ahí la necesidad de definir el tiempo no productivo. Por ejemplo: cierres de planta, parada por descanso, mantenimientos, etc.

Una vez calculado el “tiempo de producción planificado”, es hora de analizar las tres pérdidas principales de tu fabricación.

  • Disponibilidad:
Dentro de la disponibilidad se calcula el tiempo que la máquina no está disponible para la producción, lo cual puede darse por diferentes motivos: fallos en los equipos, problemas en los componentes de las máquinas, averías, etc.

Disponibilidad = Tiempo disponible / Tiempo de producción planificado

  • Rendimiento:
El rendimiento tiene en cuenta cualquier cuestión que haga que el proceso de fabricación se lleve a cabo a una velocidad inferior a la capacidad productiva máxima definida previamente.

Rendimiento = Producción real / Capacidad productiva

  • Calidad:
La calidad considera las piezas fabricadas que no cumplen con los estándares de calidad definidos. De esta manera se obtiene el tiempo que se ha invertido en producir unidades defectuosas.

Calidad= Piezas buenas / Producción real

El último paso para calcular el OEE sería multiplicar estos tres factores:

OEE = Disponibilidad X Rendimiento X Calidad

El resultado es un porcentaje muy valioso sobre la productividad general de tu planta. Por poner un ejemplo, imaginemos una empresa fabricante de componentes con los siguientes datos:

Disponibilidad: Rendimiento:
Calidad:

Su OEE sería del 70,20 %, lo cual está por debajo de los valores World Class:

  • OEE < 65% Inaceptable. Se producen importantes pérdidas económicas. Muy baja competitividad.

  • 65% < OEE < 75% Regular. Aceptable sólo si se está en proceso de mejora. Pérdidas económicas. Baja competitividad.

  • 75% < OEE < 85% Aceptable. Continuar la mejora para superar el 85 % y avanzar hacia la World Class. Ligeras pérdidas económicas. Competitividad ligeramente baja.

  • 85% < OEE < 95% Buena. Entra en Valores World Class. Buena competitividad.

  • OEE > 95% Excelencia. Valores World Class. Excelente competitividad.

Ya conozco mi OEE, ¿y ahora qué?

Pese a que el cálculo del OEE es el punto de partida para medir la productividad de tu empresa, es fundamental dar un paso más para poder profundizar en los factores que generan los problemas de producción con el objetivo final de encontrar las soluciones adecuadas para mitigarlos.

En Savvy, generamos dashboards avanzados sobre los diferentes elementos que afectan al OEE, para que, tanto los directores de planta o mantenimiento como la gerencia puedan entender en detalle lo que ocurre en su fábrica.

Siguiendo con el ejemplo anterior de la empresa fabricante de componentes, imagina que la empresa tiene una disponibilidad del 60% y quiere saber a qué se debe esta bajada. Para poder encontrar el foco del problema, el cliente podría utilizar las herramientas de Savvy de la siguiente forma:

  • Podría seleccionar el intervalo de fechas a analizar y elegir los días/turnos con menor disponibilidad.
  • En la barra de estado se pueden ver las paradas que han ocurrido y el tiempo que han estado parados en cada momento.
  • Para conocer los motivos de la parada, pueden acceder a la gráfica de tiempo que muestra los estados en los que ha estado la máquina en todo momento y las alarmas activadas.
  • Podrán conocer el mayor motivo de las paradas de su maquinaria en detalle, los tiempos entre los fallos y la comparación entre periodos.

De esta forma, no solo conocerán la disponibilidad de la fábrica, sino que profundizarán en su causa para tomar medidas eficaces al instante.

A diferencia de otras soluciones digitales, integramos datos de producción con datos internos de máquinas y procesos, de forma que podemos trazar qué parámetros son los que están provocando la baja productividad en la producción (un bajo OEE).


¿Quieres saber más? Descubre nuestra solución de Manufacturing Intelligence.

Suscríbete a nuestra newsletter

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscribete a nuestra Newsletter